Valle de Tena

El Valle de Tena es uno de los principales atractivos de los Pirineos en Aragón. Situado en la comarca del Alto Gállego, es recorrido de Norte a Sur por el río Gállego, del que toma su nombre.

Es uno de los valles más extensos y poblados del Pirineo, ya que cuenta con una superficie de más de 400Km2. Además, la altitud mínima está en 600 m y llega a alcanzar los 3.000 m en muchos de sus picos. Su frontera es colindante con la del valle francés de Ossau.

Los embalses de Búbal y Lanuza son, por su gran tamaño, otros importantes activos de este Valle del Norte de Huesca.

Valle Tena Pirineo aragonés

Qué ver en Valle de Tena

El municipio de Biescas es uno de los más importantes del Valle de Tena, que también incluye la Hoz de Jaca, Panticosa, Sabiñánigo (el más poblado) y Sallent de Gállego. A este último pertenece la estación de esquí de Formigal, un destino de muchos deportistas cuando la nieve empieza a caer por el valle.

A lo largo de todo el valle de Tena se pueden ver diferentes construcciones arquitectónicas que reflejan a la perfección varios estilos artísticos. El arte prerrománico de las iglesias del Serrablo es uno de los más representativos, y es uno de los atractivos que se pueden ver en Biescas.

Sabiñánigo también tiene mucho que ver para los amantes del Románico. Pero sus iglesias se mezclan con edificios representativos del siglo XIX y con la ciudad nueva que ha crecido durante el siglo XX.

Qué hacer en el Valle de Tena

Uno de los atractivos del valle es la gran variedad de actividades que se pueden realizar. Eso lo convierte en un destino ideal para la práctica del turismo activo. Es una zona perfecta para recorrer algunas rutas con bici de montaña. También cuenta con numerosos caminos para los que disfrutan con la práctica del senderismo. Además, sus peñas son un punto de atracción para escaladores. No faltan lugares en los que lanzarse por tirolinas entre árboles, una práctica muy divertida para los niños.

Mapa del Valle de Tena

Un buen alojamiento en el Valle de Tena es indispensable para disfrutar al máximo de todo lo que ofrece la zona. Además, hay suficientes actividades para pasarlo bien tanto en invierno como en verano, y por supuesto, en el resto de estaciones del año. Son muchas las localidades en las que te puedes quedar para sacar partido a tu visita. Una casa rural en Formigal es muy ideal para disfrutar las pistas de esquí.

Destinos en el Pirineo Aragonés